CÁSTOR E. CARMONA

septiembre 19, 2011

[En la  columna “Crónicas de lo crónico”, revista Dominical del diario Últimas Noticias del 11-09-11]

 

«Ninguna empresa que se respete ofrece viáticos decentes, aspecto que figura como un punto de honor en el manejo efectivo de sus finanzas».

CÁSTOR E. CARMONA (III)

abril 12, 2010

[En el blog www.cronicasdelocronico.blogspot.com]

“El siniestro.

¡Pump! Ignoro si es verdad eso que durante un accidente grave pasan ante los ojos los momentos cruciales de la vida, lo que sí sé es que en los choques automovilísticos leves -como es este caso- mientras dura la exclamación de nuestra grosería favorita acontece simultáneamente un súbito recuento mental de valiosos datos tales como la vigencia del seguro del vehículo más el número telefónico de un amigo influyente (de preferencia juez y/o conectado en alguna esfera intimidatoria) que tienda una mano en medio de la vicisitud. Sumido en una sensación de irrealidad tras el volcamiento de la rutina, me bajo del carro a ejercer la acción típica en tales circunstancias: echarle la culpa al otro”.

RAFAEL JIMÉNEZ MORENO

febrero 10, 2010

[Periodista, citado por Cástor E. Carmona en su columna “crónicas de lo crónico” en la revista Dominical del diario Últimas Noticias del 07-02-10 y en el blog www.cronicasdelocronico.blogspot.com. ]


En las facetas más disímiles de su cotidianidad, la mayoría de los venezolanos tienden a la mafia, o por lo menos a reproducir sus modos y maneras en los correspondientes entornos de acción. Actúan como guiados por una verdad no escrita, aunque sí revelada: lo único malo de la mafia es no pertenecer a ella”

CÁSTOR E. CARMONA (II)

julio 5, 2009

bombillo

[Fragmento de “Ahora, ni cambiar un bombillo”, escrito en su columna “crónicas de lo crónico” en la revista Dominical del diario Últimas Noticias, el 05-07-09]

La belleza de una lámpara es proporcional a la dificultad para sustituir el bombillo. Atrás quedó el accesible desenroscado y si toca un modelo tipo araña, despídete -entre sudores y calambres- de la paciencia. Hay que destornillar, extraer guayas sin rozar con los dedos la superficie del globo luminoso y -como si se tratase de la desactivación de una ojiva radioactiva- cortar con un alicate el cable azul y no el rojo. La operación corrobora furiosamente el pensamiento de nuestra señora que, ubicada en una esquina de la habitación, concluye: ‘éste no sabe ni cambiar un bombillo’.

Cuando ya era un típico reproche femenino señalar a los varones de cavernícolas, la complejidad de las nuevas antorchas frustra hasta el viejo gesto de restablecerle la luz a la cueva. Ahora somos, gracias a la actual e intrincada variedad de bombillos, cavernícolas perplejos.”

CÁSTOR E. CARMONA

febrero 22, 2009

horaloca

(Fragmento de “Cotillón”, texto sobre la Hora Loca escrito en su columna “crónicas de lo crónico” en la revista Dominical del diario Últimas Noticias, el 01-02-09 y en el blog www.cronicasdelocronico.blogspot.com)

 

 

“Algunos cuelgan del espejo retrovisor de su vehículo la guirnalda de inspiración hawaiana como recordatorio para cuando un día de semana, ya de traje oscuro e inmersos en una cola descomunal, acordarse que hace poco se permitieron ser infinitamente absurdos, estrafalarios; una vez perdido el sentido del ridículo fuimos felices, irresponsables, por un par de horas otra vez carricitos”.