RUBÉN BLADES

diciembre 1, 2009

[Canción “Vida”, álbum “Tiempos”, 1999]

Nadie escoge a su familia o a su raza, cuando nace, ni el ser rico, pobre, bueno, malo, valiente o cobarde. Nacemos de una decisión donde no fuimos consultados, y nadie puede prometernos resultados. Cuando nacemos no sabemos ni siquiera nuestro nombre, ni cual será nuestro sendero, ni lo que el futuro esconde. Entre el bautizo y el entierro cada cual hace un camino, y con sus decisiones, un destino.

Somos una baraja más de un juego que otro ha comenzado, y cada cual apostará según la mano que ha heredado. La vida es una puerta donde no te cobran por la entrada, y el alma es el tiquete que, al vivir, te rasgan cuando pagas. Y cada paso crea una huella, y cada huella es una historia, y cada ayer es una estrella en el cielo de la memoria.

Y la marea del tiempo lleva y trae nuestras contradicciones, y entre regreso y despedida cicatrizan los errores. Y cada amigo es la familia que escogemos entre extraños, y entre la espera y el encuentro uno aprende con los años que solamente a la conciencia nuestro espíritu responde, y que una cosa es ser varón y otra es ser hombre.

Nadie escoge a su familia, o a su raza, cuando nace, ni el ser bueno, malo, lindo, feo, inocente o culpable. Del nacimiento hasta la muerte toda vida es una apuesta: de nuestra voluntad depende la respuesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: