NELSON BOCARANDA SARDI

enero 30, 2009

nelson3

(Periodista venezolano, entrevistado por la revista Look Caras, enero 2009)

 

“Periodista que no tiene desorden no es periodista”.

PEDRO RANGEL MORA (II)

enero 20, 2009

procer1

(De su obra Autobiografías…)

“HOY SOY UN PRÓCER. Cansado de la rigidez del mármol sobre el cual moro, del mismo paisaje: la casa de gobierno,  la catedral, los sempiternos yoes grises que nacen y desaparecen cíclicamente, esos hombrecillos que me citan como ejemplo en todos los discursos y que con los años me han ido transformando en otro, a merced de sus intereses…”

ELOY YAGüE JARQUE

enero 13, 2009

eloi

(Domingo 11 de enero de 2009, diario Últimas Noticias, columna Caracas Crónica, Pág. 6, fragmento) 

 

Cosas que sólo se ven aquí

(y de tanto verlas nos parecen normales)

 

  • Urinarios fuera de servicio envueltos en una bolsa de plástico negro o con un cartón pegado con tirro para impedir que alguien orine en ellos.

 

  • Mujeres limpiando el baño de hombres mientras nosotros hacemos nuestras necesidades.

 

  • Vehículos accidentados cuyos conductores advierten con una rama o un manojo de monte en lugar de usar un triángulo de seguridad.

 

  • Palos que se introducen en las alcantarillas rotas o sin tapa para advertir a los conductores del peligro de caer en el hueco.

 

  • Cajeras de supermercado que te piden que pagues con sencillo teniendo la caja llena de monedas y billetes de baja denominación.

 

  • Mujeres morenas con el cabello teñido de rubio escandinavo.

 

  • Hombres que salen a la calle en bóxers como si fueran shorts, o los que usan sandalias con medias y pantalones cortos.

 

  • La manía de decir “disculpe” cuando nos dirigimos a alguien  como si estuviéramos molestando o haciendo algo indebido.

 

  • Las personas que llaman “mi amor” o “papá” a cualquier desconocido.

 

  • Que los hombres orinen en plena vía pública.

RUBÉN BLADES.

enero 8, 2009

ruben

(Canción “Hipocresía”, álbum “Tiempos”, 1999)

 

“La sociedad se desintegra. Cada familia en pie de guerra. La corrupción y el desgobierno hacen de la ciudad un infierno. Gritos y acusaciones, mentiras y traiciones, hacen que la razón desaparezca. Nace la indiferencia, se anula la conciencia, y no hay ideal que no se desvanezca. Y todo el mundo jura que no entiende por qué sus sueños hoy se vuelven mierda. Y me hablan del pasado en el presente, culpando a los demás por el problema de nuestra común hipocresía.

 

El corazón se hace trinchera. Su lema es sálvese quien pueda. Y así, la cara del amigo se funde en la del enemigo. Los medios de información aumentan la confusión, y la verdad es mentira y viceversa. Nuestra desilusión crea desesperación, y el ciclo se repite con más fuerza. Y perdida entre la cacofonía se ahoga la voluntad de un pueblo entero. Y entre el insulto y el Ave María, no distingo entre preso y carcelero, adentro de la hipocresía.

 

Ya no hay Izquierdas ni Derechas: sólo hay excusas y pretextos. Una retórica maltrecha, para un planeta de ambidiestros. No hay unión familiar, ni justicia social, ni solidaridad con el vecino. De allí es que surge el mal, y el abuso oficial termina por cerrarnos el camino. Y todo el mundo insiste que no entiende por que los sueños de hoy se vuelven mierda. Y hablamos del pasado en el presente, dejando que el futuro se nos pierda, viviendo entre la hipocresía”.