RAFAEL OSÍO CABRICES (III)

diciembre 13, 2010

[Domingo 12-12-10, en su columna La vida sigue (en la revista dominical de El Nacional: Todo en Domingo)]


«El cornetazo es más representativo de lo que es el país hoy que el canto del turpial o el siseo de la empanada en el aceite. Este es un país muy urbano y en las urbes chillan los cornetazos a toda hora. »

BORIS IZAGUIRRE

agosto 9, 2010

[Escritor venezolano, radicado en España, en su columna Voy a contarle de mí,  revista Todo en domingo, El Nacional, domingo 08-08-10]

¿Conviene ser educado?

Pasa todos los días: vienes caminando por la acera y otra persona avanza en dirección contraria. De inmediato digo “buenos días” y la mayoría de las veces jamás recibo respuesta. En algunas ciudades del mundo responder al “buenos días” de un extraño es considerado provinciano. Si lo hace en Caracas, creerán que usted es de Yaracuy. Si lo hace en Manhattan, creerán que es de Caracas. Si no lo hace, pasará por un ciudadano más perdido en su propia jungla.

TODO EN DOMINGO

junio 11, 2010

[Revista dominical del diario El Nacional, el 06-06-10]

«Venezuela es el único país de Sudamérica que nunca ha ido a un Mundial. Sin embargo, es uno de los lugares donde se vive con más intensidad el Mundial, incluso con franela prestada ».

[Domingo 16-05-10, en su columna La vida sigue (en la revista dominical de El Nacional: Todo en Domingo)]

“Los que nacimos en los años 70, sólo hemos visto al país decaer: nos tocó ver el declive económico en la primaria, el Caracazo en bachillerato y el regreso del caudillismo militar en la universidad. A los que estudiamos periodismo, de paso nos tocó aprender a ejercerlo bajo insultos y amenazas permanentes”.

RAFAEL OSÍO CABRICES

marzo 4, 2010

[Periodista venezolano independiente. Escribe en El Librero, Clímax, Todo en Domingo y otras publicaciones. Esto fue el domingo 28-02-10, en su columna La vida sigue (en la revista dominical de El Nacional: Todo en Domingo]


“Tu vida sigue siendo tu vida. Que haya quien quiera robártela, es verdad. Pero que logren hacerlo es otra cosa. Se puede vivir, vivir con avidez, con goce y con atención, sin estar todo el tiempo pensando que el Apocalipsis está a la vuelta de la esquina. Se puede reasumir la capacidad de decidir y de cambiar, de desconectarse del pánico o de las obsesiones por lo que no puede ser. Se puede aceptar el estado de las cosas y aún así seguir adelante. Sí, el país está pasando por lo que está pasando, pero ni modo, hay que ver qué se hace con eso. Ninguno de nosotros puede cambiar la Historia pero sí puede cambiar su propia historia. Al menos hasta cierto punto”.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.